Skip to content
Narrow screen resolution Wide screen resolution Auto adjust screen size Increase font size Decrease font size Default font size

laganaderia

RECOMENDACIONES SOBRE LA SIEMBRA DE PASTOS SIMULTÁNEAMENTE CON MAÍZ PDF Imprimir Correo
Escrito por Webmaster   
Lunes, 22 de Septiembre de 2008 08:30

En muchos casos el establecimiento de praderas se dificulta por los costos que implica, que sumados con el tiempo transcurrido hasta el primer pastoreo, trae como consecuencia una disminución en los ingresos de la finca.

Una alternativa para compensar estas desventajas durante el establecimiento de praderas, es la de sembrar simultáneamente con la semilla de pasto, un cultivo como el maíz, que va a permitir tener una producción de grano que en parte ayude a reponer la inversión realizada en el cultivo del forraje.

 

El procedimiento es el siguiente:

 
  • Antes de hacer la preparación del terreno, en lo posible haga un análisis de suelo, para así saber de una forma exacta qué nutrientes requiere su cultivo.
  • Prepare el terreno según las condiciones de su zona; preferiblemente use sistemas de siembra directa, bien sea manual (matraca) o con sembradoras especiales para tal fin.
  • Si siembra de manera manual, deje entre surcos una distancia de 80 cm; en los surcos coloque 3 o 4 semillas por sitio, cada 80 cm.
  • En el caso de sembrar con máquina, trabaje igualmente con surcos a 80 cm y gradúela para que deposite 7 semillas por metro lineal.
  • De cualquiera de las dos formas, usted necesitará unos 20 a 25 kilos de semilla por hectárea.
  • Deposite al lado de cada sitio, el abono necesario, según las recomendaciones de fertilización hechas en el análisis de suelos; cuando se trabaja con sembradoras estas simultáneamente abonan el surco.
  • Según el clima, cuando se haga el aporque o atierramiento de las plantas de maíz, es el momento para que usted riegue las semillas del pasto escogido, por los surcos del cultivo; de esta manera mientras se desarrolla el maíz, empieza a germinar y crecer el pasto.
  • Cuando el maíz esté listo para cosechar (según el tipo de grano que se necesite), primero recoja las mazorcas y después con machete o guadaña, corte la soca y déjela en el lote; de esta manera aportará materia orgánica al cultivo de pasto (esta soca es más valiosa así, que si se le diera al ganado, pues su valor nutritivo es muy bajo).
  • Una vez se observe un desarrollo adecuado de la pradera, meta el ganado al lote, haciendo que permanezcan el menor tiempo posible, para que no maltraten demasiado a las plantas jóvenes.
  • Trate de pastorear los lotes de manera rotacional o en lo posible en franjas con cerca eléctrica.
Última actualización en Lunes, 22 de Septiembre de 2008 08:32
 

En otros idiomas

English French German Polish Spanish

Libros Impresos

¿Quién está en línea?

Tenemos 6 invitados conectado(s)

Encuesta

Datos de Interés

 

La ganadería comenzó en el neolítico, quizá al mismo tiempo que la agricultura, cuando el hombre inició la domesticación de animales herbívoros como vacas, ovejas, cabras y abandonó la caza y la recolección de frutos.

Leer más...